FAQ Preguntas Típicas

Una forma de ver y experimentar la vida

MÁS
 
Es un lugar de encuentro y es mucho más que eso porque en esencia RUAJ AMI es una forma de ver y vivir la vida. 

¿QUÉ ES RUAJ AMI?

 

Es una comunidad judía espiritual, religiosa y cultural. Es un lugar de encuentro y es mucho más que eso porque en esencia RUAJ AMI es una forma de ver y vivir la vida. No hay prejuicios. De verdad. Novatos y veteranos, activistas y ambivalentes, racionalistas y místicos; los que aman el hebreo y los que rezan más allá de cualquier lenguaje; los que sienten profundamente su identidad y pertenencia al pueblo judío pero no necesariamente se entusiasman con sus rituales y los que disfrutan de cada rito en forma apasionada, los que vienen de cualquier configuración familiar judía, los que poseen cualquier tipo orientación sexual; el dinamismo y orgullo de nuestra comunidad se basa en su pluralismo y diversidad. Nuestro compromiso no es solamente con aquellos que piensan igual que nosotros sino con todos los que nos necesitan, con cada ser humano de buena voluntad sin distinción. Creemos en una forma de liderazgo que no es vertical ni rabinocéntrica sino horizontal y que empodera a cada uno donde se encuentra con el fin de crecer cada día más en su propio viaje.

 

En Ruaj Ami no hay un mismo lugar al que todos deben llegar y acordar sino que estamos para acompañarnos celebrando la diferencia de la unidad en la diversidad milenaria de nuestro pueblo y la humanidad. Rezamos en forma circular sin nadie parado y otros sentados. El contrapunto y la armonía de nuestras voces y corazones constituye nuestra obra maestra. Aquí nadie viene a mirar hacia afuera ni a ser parte de un show sino a mirarse hacia adentro. A no ser servido sino a servirse de espiritualidad.
 

 
¿Crees en el “Amor”?
 
¿Cómo sabes que es real si no puedes verlo ni explicarlo?

¿QUÉ PASA SI NO CREO EN DIOS?

Mucha gente piensa que la espiritualidad y la religiosidad judía está fuera de sus límites porque no creen en Dios. No tan rápido. Creer en "Dios" y tener una conexión profundamente espiritual con algo más grande que uno mismo y que hemos llamado “Dios” son dos cosas diferentes. ¿Crees en el “Amor”? ¿Cómo sabes que es real si no puedes verlo ni explicarlo? La verdad es que no nos interesa saber si crees en Dios porque nos interesa saber si quieres hacer algo espiritual con tu judaísmo. Si la respuesta es sí, estamos listos para empezar. Incluso si la respuesta es no, queremos que te quedes con nosotros. Llámanos locos, pero nuestra vida no tendría sentido si todos acordamos en todo (dichos sea de paso, algunos de los judíos más notables e importantes de nuestra historia no tenían interés en Dios).
 

 
Siéntate, cierra los ojos, escucha la música, medita un rato, escucha tu voz interior, riete un poco, relájate

¿QUÉ PASA SI NO ME GUSTA REZAR?

A muchas personas no les gusta rezar. Si eres uno de ellos aún te queremos en RUAJ AMI. Siéntate, cierra los ojos, escucha la música, medita un rato, escucha tu voz interior, riete un poco, relájate, aprende algo nuevo, abúrrete para comenzar el proceso de imaginación más creativa en lugar del entretenimiento enlatado que viene en las pantallas hoy, conoce a alguien nuevo, camina por nuestra casa, lo que sea. Estar en RUAJ AMI ya cuenta para ser parte de la comunidad. Y si quieres aprender qué significa ese el alboroto de palabras que son cantadas durante los rezos no dudes preguntar a nuestro líder espiritual: son este tipo de preguntas la que hacen su día.

Puedes venir vestido en Jeans o Christian Dior...
 

¿CÓMO TENGO QUE IR VESTIDO?

Puedes venir vestido en Jeans o Christian Dior. O algo entre medio de ese rango que te guste. En RUAJ AMI no nos importa mucho tu ropa, sino tu espíritu. Pero en serio ven como te sientas cómodo, del mismo modo que te vestirías si invitaras a un grupo de amigos a comer a tu casa.

Las familias en RUAJ AMI vienen en todas las configuraciones imaginables. 
 

¿QUÉ PASA SI NO SOY JUDÍO/A?

(o)

¿Qué pasa si mi novia/novio/pareja/esposa/marido/hijos/hijas/ compañero de vida/ tía Pepita no es judía?

¿Están abiertos a recibir familias interreligiosas?

Estamos absolutamente abiertos a recibir familias interreligiosas. Las familias en RUAJ AMI vienen en todas las configuraciones imaginables. Realmente te desafiamos a imaginar una que no tenemos. Además contamos con seres profundamentes espirituales que no nacieron en un familia judía y están buscándose con nosotros. ¡No anticipes, simplemente acércate, pregunta y experimenta!

 

¿QUÉ RECIBO CUANDO ME HAGO SOCIO?

Acceso ilimitado a nuestro RUAJ (espíritu) en los shabatot del año y la oportunidad de participar en todas las festividades del ciclo del calendario, talleres, clases y cenas comunitarias.

Recibes también una oportunidad única para participar presentando iniciativas que tal vez pueden llevarse a cabo en nuestra comunidad bajo un enfoque moderno, pluralista, vigente y desafiante.

Pero realmente, unirte a RUAJ AMI significa mejorar tu calidad de vida y la de tu familia uniéndote a una comunidad de gente como tú. Queremos personas positivas que puedan ver hacia dónde vamos y estén dispuestas a llegar allí con nosotros. Si estás preparado para ser contado y contar contigo, esto es para ti.


CONSEGUIRÁS CONSTRUIR ALGO VALIOSO

 

HE ESCUCHADO QUE USTEDES SON LA COMUNIDAD DE:

"LOS RAROS", "LOS HIPPIES", "LOS CONVERSOS", "LOS REFORMISTAS", "LOS TRANSGRESORES" "LOS QUE PRACTICAN UN JUDAISMO LIGHT", "LOS GAYS", ETC. 
¿ES ASÍ?

 

Es así. Somos todo eso y mucho más que eso. Lo que escuches no logrará jamás reducir la multiplicidad, el pluralismo y la diversidad fascinante de nuestra comunidad. Estamos orgullosos de tener tantas etiquetas porque significa que no poseemos ninguna de ellas realmente. Como ves, nadie puede definirnos ni catalogarnos del todo. ¡Y estamos felices porque creemos que no hay nada más judío que eso! Ahora respondiendo las etiquetas que nos ponen...

 

Somos los raros como Abraham lo fue en su momento, una voz única predicando un mensaje diferente rodeado de gente que hacía y creía lo mismo sobre la vida y el mundo. ¿Quién te gustaría ser, el Abraham de tu generación o aquellos otros que pasaron a la historia? De hecho, ¿quién de nosotros no es un poco raro?

 

Somos los hippies porque rechazamos el éxito de la vida medido por lo que uno tiene y aparenta por sobre lo que uno es y hace. Como buenos hippies somos contraculturales predicando nuestra diversidad y pluralismo pacifista como una forma de rebelarnos por la homogeneidad de conceptos que ofrece el sistema que todos asumimos porque sí. También como los hippies  buscamos formas de experimentar lo trascendente en formas poco usuales como la meditación en el judaísmo. Como hippies y debido a nuestro rechazo al consumismo optamos por la simplicidad y la conciencia social y ecológica. La única diferencia es que alternamos nuestros estados de conciencia a través del rezo, el estudio y la música y no otras substancias alucinógenas.

Somos la comunidad que acoge a los conversos porque en nuestra casa hay almas que abrazan el judaísmo por elección (como ha sucedido por los últimos 4000 años de nuestro pueblo) y porque también hay quienes nacen en una familia judía y deben aprender a renovar el compromiso heredado eligiendo el judaísmo. ¡Somos más de 130 familias y dentro de ellas hay de todo y nos encanta! Por eso somos una comunidad de conversos y de no conversos también.

Somos los reformistas (algunos somos conservadores, otros jasidicos, otros místicos, otros los agnosticos y otros nada de estos títulos) si entendemos que hablamos de una forma de ver nuestra tradición como parte de un continuo histórico de constante ajuste y adaptación para no quedar congelado, fijo y estancado en el tiempo. Pensamos como renovarnos y repensarnos constantemente del mismo modo que los primeros rabinos lo hicieron desde que se destruyo el Templo en el año 586 AEC. En ese sentido portamos algo del espíritu que motivó a los judíos reformistas del siglo XIX y XX en Alemania y Estados Unidos. Aún así sabemos que el reformismo no puede contenernos del todo.

Somos los light porque todo lo light es siempre lo más saludable para el cuerpo y el alma. No somos fatalistas, dogmáticos, culposos ni reduccionistas (no creemos que el judaísmo es esto y no es lo otro). No pensamos que estamos por desaparecer, que la modernidad y la tecnología son nuestros enemigos, que la mujer tiene que estar menos educada que el hombre y que el mundo y el judaísmo está cada día peor o que el judaísmo antes era mejor y estamos en extinción. Tenemos mucha fe en nuestro pueblo y su resiliencia. Sabemos que como pueblo somos los maestros de la auto-corrección y la esperanza. Consideramos esta visión más light, es decir más iluminada, más saludable, más clara como un alivio para el alma. El judaísmo no tiene como misión deprimirnos ni hacernos sufrir predicando que estamos a punto de desaparecer sino ayudarnos a vivir intensamente, en alegría y bendición celebrando la vida y cada instante. ¡Qué puede ser más light (saludable) que eso!

 

Somos los que aceptamos a los gays y también a los heterosexuales. Aceptamos a todos aquellos que están creados a imagen y semejanza de lo divino. Si cumplen estas funciones son bienvenidos en RUAJ AMI. Aquí no analizamos a las personas como si fueran objetos que hay que arreglar sino que los recibimos como sujetos creados a imagen y semejanza de los divino. En lugar de preocuparnos por entender y analizar la sexualidad de las personas nos ocuparnos por incluirlas, abrazarlas y decirles que su voz nos importa.

Somos los trangresores porque en hebreo transgresores se dice avarianim y dicha palabra viene del mismo shoresh, de la misma raíz hebrea que la palabra ivri que significa hebreo. Ser un hebreo, ser un judío es ser un transgresor. Es aprender cómo vivir cruzando las fronteras. Ser judío es básicamente estar siempre empujando hacia adelante, transgrediendo, viviendo fuera de la zona de confort, enfrentándonos con en el mundo para hacerlo y hacernos mejores. Y si bien reconocemos que esto a veces es algo malo porque no nos permite estar tranquilos del todo, sabemos que también es algo muy bueno y muy necesario que nos fue dado para que el mundo sea cada día mejor. ¡Así que sí, somos también la comunidad de los trangresores, es decir los hebreos más fieles a realizar un tikkun (una corrección)!

 
Siguiendo nuestra milenaria tradición también pueden ponerse tefilín, hacer Jalá, cuidar la pureza familiar y prender las velas de Shabat si es que lo desean.
 
Las mujeres para nosotros son tan humanas como los hombres.

¿ES CIERTO QUE LAS MUJERES LEEN TORAH?

Si, es cierto. Suben a la Tora, dicen las bendiciones, leen la Tora, dan drashot (prédicas), enseñan y cuentan para el minian. 
 

Siguiendo nuestra milenaria tradición también pueden ponerse tefilín, hacer Jalá, cuidar la pureza familiar y prender las velas de Shabat si es que lo desean.
Las mujeres para nosotros son tan humanas como los hombres. Somos una comunidad igualitaria lo que no quiere decir que somos todos iguales y todos tenemos que hacer y creer lo mismo sino que el espíritu de nuestra unión celebra la mujer y el hombre como igual de importantes frente a Dios, la Tora y el destino del pueblo de Israel.

 

En RUAJ AMI las mujeres cuentan y no permanecen invisibles ante Dios y la comunidad durante nuestros rezos. Nosotros no creemos que las mujeres son más elevadas que los hombres ni los hombres más animales que las mujeres. Creemos que ambos están creados a imagen y semejanza de lo divino y deben estudiar, esforzarse y comprometerse para ser mejores cada día en su vida personal, familiar, comunitaria y en la sociedad chilena a la que pertenecen y les da de comer y se benefician de la misma.

 

En RUAJ AMI las mujeres no permanecen en la casa criando a los hijos y haciendo jalá (a menos que crean sea esa la razón por la cual Dios las trajo al mundo), sino que tanto los hombres como las mujeres tienen la responsabilidad de la educación y crianza de sus hijos y están igual de capacitados para estudiar y cocinar, entre tantas otras cosas más como trabajar, enseñar y contribuir con el destino de su pueblo y su comunidad.

 

volver

SIENDO TAN AMPLIO ENTONCES:

¿EN QUÉ CREEN?

 

1) Creemos en la historia. Creemos que el judaísmo que el patriarca Abraham practicaba no era exactamente el mismo que Moisés practicaba cuando aún no se había entregado la Tora. El judaísmo que Moisés practicaba tampoco era exactamente el mismo que Rabbi Akiva practicaba luego de la destrucción del Templo cuando los Cohanim (Sacerdotes) se quedaron sin empleo por primera vez en la historia. Aún más, creemos que el judaísmo de Rabbi Akiva no era exactamente el mismo que practicaba Maimonides en siglo XII en España puesto que Rabbi Akiva no solo que jamás conoció la vida judía con un Templo sino que murió cientos de años antes que apareciera una nueva religión llamada Islam. Maimonides vivió toda su vida bajo la órbita islámica respondiendo a esa nueva religión y por eso su judaísmo no fue igual al de Abraham, Moisés ni Rabbi Akiva. Por este motivo el judaísmo que practicaba Maimonides tampoco puede ser exactamente el mismo que practicamos nosotros hoy en la post-modernidad dónde vimos el nacimiento de todas las respuestas judías hacia la modernidad que surgieron en los últimos 200 años y que conocemos en los movimientos Ortodoxos, Reformistas, Conservadores, Jabad Luvabitch o Jasídicos, el Sionismo, etc.

 

2) Creemos que hay que vivir el judaísmo de nuestro propio tiempo. Como creemos en la historia creemos, al igual que hicieron todos nuestros antepasados, que nuestro judaísmo debe ser un reflejo del mundo, el lugar y el tiempo en que vivimos. Maimónides nunca intento ser un judío de otro tiempo, usar ropas de otro período histórico, hablar otra lengua ni enseñar principios contradictorios a la medicina de su propio tiempo. Fue un judío medieval que en su propio momento histórico utilizó la sabiduría de la filosofía griega como ciencia gracias a las traducciones árabes y por eso se la apropió como parte de su tradición pensando y escribiendo en dicho idioma. Nosotros creemos que es nuestro deber hacer lo mismo que hizo Maimónides sin salirnos de la tradición al intentar vivir en la post-modernidad. De hecho, creemos que es inevitable que esto suceda porque a medida que el mundo va cambiando, a menos que uno este congelado en el tiempo, uno cambia con el mundo mismo. Porque hay verdades que sabemos hoy que algunos de nuestros ancestros, que eran tan humanos como nosotros, no sabían. En el tiempo bíblico la esclavitud era aceptada. En la época en que los rabinos terminaban de redactar el Talmud, la esclavitud era aceptada. Hasta el siglo XVIII entre muchos judíos formados y bien educados la esclavitud era algo aceptado. Hoy ni una corriente o movimiento judío defiende la esclavitud. Esta es una verdad histórica espiritual que encaja perfectamente con la creencia en la historia. El judaísmo siempre ha cambiado y esto es algo bueno. Porque el día que deja de cambiar, deja de equivocarse y por lo tanto deja de aprender cosas nuevas. La historia afecta a la tradición. Siempre lo ha hecho, siempre lo hará y siempre debería hacerlo y en RUAJ AMI creemos eso. No solo lo creemos sino que incluso aún mejor, no lo negamos sino que lo celebramos y lo utilizamos como un catalizador para mantener viva nuestra tradición.